NUESTRO ETERNO DANI RIVAS YA TIENE UNA ESCULTURA EN MOAÑA, SU CIUDAD NATAL

Dani Rivas, nuestro eterno y recordado piloto, que perdió la vida en el circuito de Laguna Seca en julio de 2015, ya cuenta con una estatua en Moaña, Pontevedra, con la que su ciudad natal quiere recordarle y que le convierte en una leyenda del motociclismo.

NUESTRO ETERNO DANI RIVAS YA TIENE UNA ESCULTURA EN MOAÑA, SU CIUDAD NATAL

La escultura está situada en la plaza do Emigrante, lugar cercano al bar en el que Dani solía reunirse con sus amigos. La efigie, realizada en bronce, obra del escultor gallego José Molares, reproduce a tamaño natural el caballito ya famoso de nuestro piloto característico en él cuando cruzaba la meta. A la inauguración de la espectacular obra acudieron más de un millar de personas, entre amigos, vecinos, y autoridades, así como familiares del piloto. Estaba prevista la asistencia de los hermanos Espargaró, Pol y Aleix, pero finalmente excusaron su presencia por viajar a Japón para participar en el próximo MotoGP. No obstante, Aleix subió a su cuenta de Twitter una foto de la estatua con el texto: “Si ya eras eterno, ahora lo serás aún más en medio de tu pueblo”.

La obra ha sido posible gracias a la fundación Dani Rivas, creada por su padre y familiares dos meses después del trágico accidente, y que se ha ocupado de su financiación mediante donaciones y la venta de merchandising del piloto.

Durante el acto de inauguración, las motos concentradas rugieron en honor de Dani Rivas, una leyenda ya del motociclismo que estará siempre en nuestros corazones.

Twitter Facebook